Cómo poner en marcha tu calefacción

Consejos para la puesta en marcha de la calefacción

 

Cuando llega el frío es necesario revisar y preparar el sistema de calefacción para que tanto los radiadores como la caldera funcionen a pleno rendimiento.

Para una óptima puesta en marcha de la calefacción en invierno es necesario revisar todo el sistema de calefacción. Los sistemas de calefacción más habituales en una vivienda suelen ser los radiadores de agua. Los radiadores de calefacción son un tipo de emisor de calor con una instalación formada por un circuito cerrado de agua caliente, donde la caldera es el generador de calor que calienta el agua y ésta va a parar a los radiadores que se calientan y desprenden el calor en el ambiente. El agua con menos temperatura vuelve a la caldera para volver a ser calentada y regresar de nuevo al circuito.

Este circuito suele estar parado desde que termina un invierno hasta que empieza el siguiente, por eso, cuando se arranca tras varios meses sin haberse utilizado requiere de un mínimo de mantenimiento para comprobar que todo está correcto.

 

Consejos para la puesta en marcha de la calefacción antes de invierno:

 

Purgar los radiadores:

El agua de un circuito de calefacción puede contener bolsas de aire y, si no se extraen, puede ser que algunos de los elementos de los radiadores no se calienten correctamente haciendo que se pierda confort y rendimiento en la instalación. Esto se puede comprobar tocando los radiadores y notando que hay partes que no se calientan. También podemos detectar que hay burbujas de aire en el interior si escuchamos ruidos molestos.

Para purgar los radiadores necesitamos encender la calefacción y dejar que se calienten, una vez calentados se procede a sacar el aire de cada uno de ellos.

 

¿Cómo se purga un radiador?

Para sacar el aire de los radiadores, lo primero que debe hacerse es cerrar la llave del radiador para que no circule agua por ese radiador, poner un recipiente debajo del purgador (válvula situada al lateral del radiador) para recoger el agua que pueda salir, abrir el purgador poco a poco dejando que salga todo el aire y cuando empiece a salir agua y nada de aire, cerrar de nuevo el purgador y volver a abrir la llave del radiador.

 

Ajustar la temperatura de la caldera:

Debemos dejar una temperatura óptima para mantener la vivienda de forma confortable.

Las calderas de gas de condensación actuales gastan menos combustible cuanto más baja es la temperatura de los radiadores, por eso es recomendable no tener una temperatura excesivamente alta en los radiadores.

Para poder tener una temperatura ideal, en BAXI recomendamos utilizar termostatos ambiente modulantes. Este tipo de termostatos no solamente le dicen a la caldera si tiene que encenderse o apagarse dependiendo si dentro de casa tenemos la temperatura que queremos. Estos termostatos “inteligentes” van viendo como evoluciona la temperatura en la vivienda y entonces le dicen a la caldera a que temperatura debería ponerse.

Los termostatos modulantes permiten que el rendimiento de la instalación sea mayor con un menor consumo de energía logrando el máximo confort ya que son capaces de regular la temperatura de impulsión de la caldera en función de las exigencias del usuario (temperatura de consigna) y la temperatura exterior a la vivienda.

El termostato va a poner el radiador tan caliente como sea estrictamente necesario. Si no hace tanto frío en el exterior, el radiador no aumentará su temperatura, esto es lo que ayuda a que la caldera gaste menos gas.

Las calderas de gas de condensación, son las únicas calderas que se pueden fabricar desde el año 2015 y son mucho más eficientes cuando trabajan con temperaturas de radiador lo más bajas posible. Por eso, el emparejamiento de estos termostatos modulantes y calderas de alta eficiencia es la opción más eficiente.

Hasta ahora, los usuarios tenían termostatos ON/OFF, que solo detectan que se ha alcanzado la temperatura deseada en la vivienda y le indican a la caldera que deje de funcionar, y que se encienda y apague cuando llegue a la temperatura deseada. En este tipo de termostato es el usuario el que selecciona la temperatura de caldera. Y es muy habitual que todos los usuarios tiendan a poner la caldera a una temperatura muy alta porque creen que los radiadores funcionarán mejor, pero no es así.

En el caso de haber cambiado la caldera hace poco y tener un antiguo termostato ON/OFF, desde BAXI recomendamos cambiarlo por un termostato modulante para que optimice el funcionamiento de la caldera de condensación y le ayude a gastar menos gas.

 

Tener un plan de mantenimiento anual de la caldera

Un correcto mantenimiento y limpieza de la caldera asegura la máxima eficiencia de la caldera.  

Si no tiene un contrato de mantenimiento anual, recomendamos que lo haga con el servicio técnico del fabricante o con su instalador/mantenedor de confianza.

 

Diferencia entre la inspección de la instalación de gas y el Plan de Mantenimiento

Tenemos que distinguir entre el mantenimiento de la caldera y las inspecciones de las instalaciones de gas.

El mantenimiento es una limpieza anual de la caldera que nos asegura un correcto funcionamiento que no tenga ningún peligro y además que consuma menos gas.

Todas las viviendas que están conectadas a la red de gas tienen la obligación de hacer una revisión cada 5 años. Un inspector pasará por la vivienda para realizar una revisión de la instalación de gas, en la que se suele comprobar el contador, la llave del gas, las tuberías, la caldera y la cocina si son de gas, etc. Se comprueba que no haya fugas y que esté todo correcto.

Esta inspección la hace la empresa distribuidora de gas. Para poner un ejemplo, sería como la ITV del coche, el inspector comprueba que esté todo correcto y, en el caso que se encuentre algún aspecto a mejorar o cambiar, deberá ser “arreglado” por el servicio técnico o mantenedor de confianza.

 

Ahora es el momento ideal para revisar el funcionamiento de tu calefacción