Radiadores y aerotermia, ¿qué compatibilidades existen?

Radiadores y aerotermia que compatibilidades existen

 

La aerotermia es un sistema que extrae energía del aire exterior de la vivienda y la utiliza para transmitir calor al interior a través de los emisores ubicados en las diferentes estancias del hogar. 

Si estás pensando en realizar una instalación de aerotermia, debes saber que este tipo de equipos cuentan con la ventaja de ser compatibles con tu actual instalación de radiadores, en el caso de que ya cuentes con una.

¿Qué tipos de radiadores hay en el mercado?

Existen dos tipos de radiadores: los radiadores de baja temperatura y los tradicionales. En este sentido, como hemos dicho antes, ambos son aptos y cuentan con total compatibilidad en una vivienda que tenga una instalación de aerotermia.

Te contamos un poco más acerca de estas dos tipologías de radiadores que existen en el mercado.

Radiadores tradicionales

El radiador tradicional es el que se usa en la gran mayoría de los casos y que todos estamos acostumbrados a ver. 

Suelen estar hechos de aluminio (aunque también los hay de hierro fundido o acero) y funcionan de manera que, al pasar agua por su interior, estos desprenden calor. 

Históricamente se ha trabajado impulsando agua a temperaturas altas (unos 70ºC) a través de estos radiadores. Sin embargo, la aerotermia es un sistema que es más eficiente cuando trabaja a menores temperaturas (unos 45ºC-55ºC). Esto puede provocar que estos radiadores tradicionales pierdan algo de potencia de emisión al ser utilizados a baja temperatura.

Sin embargo, pese a perder potencia de emisión, es posible calentar la vivienda sin problemas haciendo trabajar la aerotermia durante más horas. Esto no significa que la aerotermia vaya a consumir más por estar más horas en funcionamiento, de hecho es todo lo contrario.

En vez de hacer funcionar el generador de calor (ya sea caldera o aerotermia) durante intervalos cortos de arranques y paros a temperaturas muy altas, lo más recomendable es hacer funcionar el generador más horas a temperaturas más bajas, lo que supone unos ahorros energéticos mucho mayores, aún que también implica más tiempo en calentar la vivienda.

Radiadores de baja temperatura

Los radiadores de baja temperatura están diseñados para funcionar a temperaturas más bajas que los radiadores tradicionales.

Lo hacen a menor temperatura de los llamados tradicionales, entre 40-45ºC y ofrecen mejor potencia de emisión. 

Esto se consigue gracias a que tienen un sistema de ventiladores que permiten forzar la emisión de calor. Este tipo de radiadores pueden ser una buena solución en casos específicos donde al instalar la aerotermia requerimos de una potencia de emisión de los radiadores mayor.

Esto puede suceder porque no se dispone de espacio suficiente en la vivienda como para tener que instalar más elementos de radiador convencional, porqué se busca un sistema con una respuesta más rápida, o incluso instalar unos radiadores que permitan refrescar en verano (algunos modelos de radiadores de baja temperatura permiten trabajar en refrigeración), pese a no ser la opción que aporta un mayor confort.

Cómo funciona un radiador 

Para que puedas entender más en detalle cómo funcionan los radiadores, ya sea con aerotermia o sistema de calefacción tradicional,  destacamos 3 tipos de fases o períodos de funcionamiento:

Ciclo de operación

El funcionamiento de los radiadores se basa en un ciclo de operación eficiente que empieza con la bomba de calor aerotérmica. Esta bomba extrae energía térmica del aire exterior, incluso en condiciones de bajas temperaturas. 

La energía extraída es transferida a un refrigerante que, al comprimirse, incrementa su temperatura. Este calor es luego utilizado para calentar el agua que circula por los radiadores de aerotermia, distribuyendo el calor de manera uniforme por toda la vivienda.

Interacción con la bomba de calor de aerotermia

La bomba de calor de aerotermia es el componente esencial que permite a los radiadores de aerotermia funcionar. La interacción entre la bomba de calor y los radiadores es continua y dinámica. 

La bomba de calor se ajusta automáticamente según la demanda de calor, regulando la cantidad de energía térmica extraída del aire exterior. Esta energía es luego transferida al sistema de calefacción del hogar. 

Los radiadores reciben el agua calentada por el equipo de aerotermia y la distribuyen, proporcionando una calefacción eficiente y constante.

Regulación de temperatura

Una de las ventajas más destacadas de los radiadores de aerotermia es su capacidad para regular la temperatura de manera precisa, pudiendo aportar el confort térmico necesario en cualquier estancia.

Radiadores y aerotermia que compatibilidades existen

¿Es compatible la aerotermia con los radiadores?

Sí, los sistemas de aerotermia son compatibles con los radiadores tradicionales, pero su eficiencia puede variar según el tipo de radiador y su diseño. La aerotermia es una tecnología que extrae energía del aire exterior para calentar o enfriar un edificio y se puede combinar con diversos sistemas de emisión de calor, como los radiadores y los sistemas de suelo radiante.

A continuación se detallan los punto clave para la instalación de los equipos de aerotermia con sistemas de radiador existentes:

Instalación de la bomba de calor aerotérmica: la bomba de calor se instala en una ubicación adecuada, generalmente en el exterior de la vivienda.

Conexión al sistema de radiadores: se conectan las tuberías de la bomba de calor al sistema de distribución de calor existente en la vivienda, que alimenta los radiadores.

Configuración del sistema: es crucial ajustar la temperatura del agua que circula por los radiadores. Los sistemas de aerotermia funcionan de manera más eficiente a temperaturas más bajas que las calderas tradicionales, por lo que es recomendable hacer trabajar al equipo a temperaturas de impulsión de entre 40ºC y 50ºC en función del sistema de radiadores instalador.

Ventajas y desventajas de la aerotermia con radiadores

Como todo, los sistemas convencionales pueden verse lastrados frente a los nuevos avances, sin embargo, eso no significa que no pueda hacerse uso de ellos. 

Por eso, queremos detallar las distintas ventajas y desventajas de cada sistema de radiadores.

 

Aerotermia con radiadores tradicionales

Ventajas:

  • Compatibilidad: pueden ser utilizados sin necesidad de cambiar todos los radiadores de una vivienda.

  • Menor inversión inicial: al ser compatibles, no requiere la sustitución completa de los radiadores existentes.

  • Confort: La sensación de confort por un sistema de radiadores es mucho mayor que la de otros sistemas que se basan en el movimiento del aire en el interior de la vivienda. 

Inconvenientes:

  • Posible ampliación de los elementos: pese a no suceder en muchos casos, si la instalación de radiadores no dispone de los elementos de radiador suficientes, es posible que sea necesario hacer alguna ampliación de radiadores para que el sistema pueda aportar el calor suficiente trabajando a temperaturas inferiores.

Aerotermia con radiadores de baja temperatura

Ventajas:

  • Mayor potencia a menor temperatura: están diseñados para dar más potencia que los radiadores convencionales a temperaturas bajas.

  • Permiten refrigerar: Algunos modelos permiten refrigerar además de calefactar, algo que no pueden hacer lo radiadores convencionales.

Desventajas:

  • Mayor inversión inicial: pueden ser más caros que los radiadores tradicionales y requieren una instalación adecuada.

  • Espacio: suelen ser más grandes, lo que puede ser un inconveniente en espacios reducidos.

Consumo de la aerotermia con radiadores

La aerotermia consume cuanto menor es su temperatura de trabajo o impulsión, por ese motivo es más eficiente (y por lo tanto consume menos) con emisores que trabajan a la menor temperatura posible.

Siempre que se trabaje con temperaturas entre los 40ºC y los 50ºC se pueden lograr grandes ahorros energéticos y reducir considerablemente el coste energético de la vivienda, aunque cuanto más baja sea dicha temperatura, mejor.

Dentro de este rango de temperatura, las aerotérmicas suelen tener un COP entre 3,5 y 4,5, lo que quiere decir que por cada unidad de energía que consumen pueden aportar a la vivienda entre 3,5 y 4,5 unidades de calor, con el ahorro energético que eso supone.

Eso sí, recuerda que un buen mantenimiento en aerotermia es clave para tener tu sistema en buenas condiciones, además de que es obligatorio cumplir con las revisiones periódicas. Si tienes cualquier duda, desde BAXI podremos ayudarte.

Aerotermia

Reduce hasta un 70% en tu consumo energético con la aerotermia BAXI

Calefacción, aire acondicionado y agua caliente con el sistema más sostenible y eficiente ¡Calcula tu ahorra y pide presupuesto!

Calcula tu ahorro