A qué presión se recomienda tener una caldera de gas

La presión de agua de las calderas de gas debe estar siempre alrededor de 1,5 bar para que el sistema funcione correctamente. La gran mayoría de calderas destacan este dato en el manómetro remarcado en color verde el rango de presiones correctas.

A que presion caldera

 

Cómo saber la presión de una caldera

Lo recomendable es revisar el manual de la caldera para asegurarnos que está funcionando con la presión adecuada, según sus especificaciones técnicas.

Para que el agua circule eficientemente por el circuito, la caldera debe tener la presión correcta.

Para identificar si la presión es correcta o no, debemos fijarnos en que la aguja debe estar apuntando a la cantidad correcta de presión. En el caso de observar que la presión esté por debajo de 1,5 bar puede indicar que haya alguna anomalía en el sistema. En otras calderas, esta presión se encuentra indicada directamente en pantalla.

La presión debe mantenerse constante. Si la presión es demasiado baja, debemos saber el motivo de la bajada de presión.

 

Principales causas de la bajada de presión en una caldera de gas

Por fugas

Cuando la caldera detecta que hay una baja presión de agua, ésta se bloquea como medida de seguridad para que no se produzca ninguna avería.

En las revisiones técnicas es importante comprobar que la válvula de seguridad no pierde agua. Tampoco es recomendable que las calderas se llenen continuamente de agua, ya que en aquellas zonas geográficas con suministro de aguas consideradas duras, puede que se aporte demasiada cal en el sistema, perjudicando la caldera y los diferentes emisores.

Es importante que la caldera y la instalación estén en condiciones óptimas. En el caso de estar rellenando continuamente la instalación, seguramente tengamos un problema en el sistema, tanto en la caldera como en alguno de los emisores, por lo que deberá revisarse inmediatamente.

 

Vaso de expansión dañado

Éste es un elemento que está presente en las instalaciones de calefacción, y su función es proteger el circuito de calefacción y los equipos de producción frente a la dilatación del agua cuando esta se calienta y aumenta su volumen.

Este vaso actúa como amortiguador, gestionando la expansión y la contracción del agua en el sistema de calefacción en el proceso de calentamiento y enfriamiento. Si el vaso de expansión dejase de funcionar, la presión del sistema de calefacción se dispararía y acabaría actuando la válvula de seguridad para disminuir la presión. Al enfriarse el agua, la presión es probable que quede por debajo de la recomendada y, por lo tanto, sea necesario reponer la presión.

Por lo tanto, si el vaso de expansión está dañado esta protección no existe y hace que la caldera pierda agua, por eso es un elemento para controlar y, cuando falla, debe sustituirse.

 

Por entradas de aire

Cuando baja la presión y se rellena el circuito, una de las primeras cosas a revisar es que no quede aire en la instalación, ya que el sistema hará más ruido de circulación y podría no funcionar correctamente.

Si se quedase aire se deberían purgar los radiadores para retirar aire acumulado.

Es conveniente que los radiadores de aluminio tengan purgadores automáticos, ya que al inicio de su vida útil suelen generar mucho gas por un proceso de descomposición del aluminio y debe irse purgando continuamente.

Cuando se elimina ese aire, se consigue también que el radiador caliente de forma homogénea todos sus elementos.

Existen calderas que tienen funciones de purga que lo que hacen es activar el circulador a base de ciclos que hacen que mueva el agua ayudando a que esta salga por los purgadores o por la propia caldera (que también suele disponer de un purgador).

 

¿Cómo aumentar la presión de una caldera de gas?

Normalmente cuando la presión es demasiado baja, debe recargarse el sistema con agua para restablecer la presión hasta su óptimo nivel.

En este otro artículo te mostramos cómo llenar una caldera de una forma práctica 

 

¿Cómo mantener la presión de tu caldera de gas?

En el caso de que se observe que la presión vuelve a bajar, esto significaría como hemos explicado que podrían existir fugas de agua, o alguna avería en el sistema de calefacción. En este caso, lo recomendable sería llamar a un instalador para que puedan resolver el problema.

Desde BAXI te recomendamos disponer de un plan de mantenimiento oficial para asegurar un correcto, seguro y eficiente funcionamiento del equipo térmico durante su vida útil, mediante la revisión periódica de su aparato y la cobertura frente a posibles averías.